Fundador:
Alberto Loret de Mola / Director General: Cristián Loret de Mola.

Al menos 99 cenotes, de los cinco mil, son considerados como protegidos; falta de cultura provoca que muchos cenotes en Yucatán sean contaminados con basura y pesticidas cancerígenos 

De los miles de cenotes que tiene Yucatán, solamente 99 son considerados como protegidos y con la infraestructura necesaria y seguridad para ser visitados sin correr peligro de un accidente.

El llamado Anillo de cenotes de Yucatán, que está formado por 99 de estos cuerpos de agua distribuidos en 27 municipios –aunque hay más de cinco mil en la zona-, es una alineación semicircular de estos mantos acuíferos, relacionada con la teoría del impacto que hace 66 millones de años sucedió al caer el asteroide que produjo el cráter de Chicxulub, poniendo fin a la era Mesozoica, fracturando las rocas de carbonato de calcio que conforman la plataforma peninsular.

El cráter está sepultado por más de mil metros de roca caliza, con depresiones llenas de agua, algunas de inmensa profundidad, que componen una especie de anillo.

CONTAMINACIÓN

La falta de cultura de sanidad en muchas comunidades ha provocado que estos valiosos depósitos de agua sean contaminados, debido a que los desechos humanos que se filtran al manto freático, así como basura, los convierten en letrinas. Se ha puesto como condición a las granjas porcícolas que se instalan en lugares cercanos a estos cuerpos de agua que saneen sus aguas negras mediante biodigestores, los cual contribuye al rescate de los cenotes.

Otro de los principales enemigos de los cenotes son los pesticidad organoclorados, que pueden activar procesos genotóxicos y cancerígenos en la zonas rurales, donde los campesinos usualmente fumigan con pesticidas sus cultivos y contaminan, sin saberlo, el agua que posteriormente extraerán de sus pozos. Al consumir cotidianamente el líquido contaminado se disparan severas enfermedades.

Estudios han revelado que los lugares con mayor contaminación en el agua son Tekit y Tekax, en el sur del estado, donde en la época de lluvias se renueva el agua, en Dzilam González y Dzilam de Bravo, al noroeste.

El problema, señalan especialistas del Cinvestav y la UNAM es que no hay una normatividad que proteja estos cuerpos de agua que desde tiempos ancestrales han proveído de agua a la península.

A eso se le suma la alta deforestación –Yucatán ha perdido la cuarta parte de su vegetación en los últimos 25 años–, la ganadería y las grietas que facilitan la contaminación del agua.

 

La Verdad

Noticias Populares

Dic 07, 2018

Sitio en mantenimiento

Todos los Derechos Reservados 2018

Inicio | Yucatán | Quintana Roo | Campeche | Nacional | Internacional

 Fundador: Alberto Loret de Mola / Director General: Cristián Loret de Mola

Email: contacto@yucatanhoy.com